Buscador
Director: Juan Antonio de Labra
¡Qué esperas! Regístrate | Ingresa ahora Zona de usuarios  
Jueves, 27 de Noviembre del 2014
Noticias recientes
Liber taurus: Peñas Blancas y Santa Coloma
Por: Santiago Aguilar | Opinión
Viernes, 25 de Enero del 2013 | Quito, Ecuador
Imprimir
Comparte este contenido en Facebook y Twitter
twitter    Facebook   
La columna de este viernes

El paisaje llena nuestros sentidos en un sobrecogedor estallido de luz y color, la serpenteante carretera que conecta la población de Pifo, al oriente de Quito, con Papallacta produce una suerte de prodigio que en pocos minutos nos rescata de los opacos y tediosos tonos grises de la urbe y nos instala en las entrañas de los Andes en la misma frontera de la reserva Cayambe-Coca, un lugar mágico en el que la flora, la fauna y la cordillera convocan a la admiración y al asombro.

El sol equinoccial y la altitud del páramo despiertan inimaginables matices de verde que se difuminan en el cielo azul, la vía recorre laderas y quebradas pobladas de achupallas, romerillos, tarugas y achicorias que retoñan y crecen entre rocas y riachuelos, desde allí surgen también los deshebrados troncos de los árboles de quinua que se hacen espacio entre musgos y helechos. Esta tierra milagrosa acoge también al oso de anteojos, a venados, cuchuchos y conejos que, en ocasiones, nerviosos se asoman a la ruta.

La inquietud de estos animales contrasta con la imponente y serena presencia del toro de lidia cuya crianza permite la preservación de este extraordinario ecosistema, es que el toro bravo es un importante aliado para la preservación del medio ambiente, los campos en los que crece son una especie de santuarios naturales que sirven de soporte para un amplio abanico de biodiversidad.

Enclavadas en un trozo de sierra de gran belleza se encuentran las ganaderías de Peñas Blancas y Santa Coloma; vacas, becerros, novillos, toros y su entorno, son cuidados con esmero y profesionalidad a partir de las faenas de campo hasta la correcta conjugación de la sanidad y la genética, indispensables para manejar dos hierros de contrastado origen y un mismo propósito común: la bravura.

Ese es el objetivo mayor de Cristobal Roldán y su hijo Juan Sebastián, que llevados por su inmensa afición a la fiesta de los toros buscan, día a día, la esencia del espectáculo taurino, entendiendo a la bravura como esa emoción superior que despierta la fiereza del toro en la arena reclamando de su lidiador inteligencia y valor.

El sueño ganadero de la familia Roldán data de hace más de 15 años cuando importaron vacas y sementales procedentes de encastes de marcada diferencia, como son los de línea Buendía de Santa Coloma y los de estirpe Domecq de Peñas Blancas.

En el primer caso, se estableció Santa Coloma Internacional junto al criador español José Luis Buendía, como una suerte de ejercicio global de ganadería brava, al punto que los toros nacidos en el Ecuador exhiben el hierro y la divisa de su par europea. El proceso de constitución de Peñas Blancas fue complejo y reclamó paciencia, se trabajó con un puñado de reses en un esfuerzo por reconformar la vacada, refrescar la sangre e incrementar la producción de ejemplares, buscando a la bravura como característica básica y a la nobleza como cualidad.

Es que el contenido mayor de las corridas de toros es el juego dialéctico entre la vida y la muerte, apunta Cristobal, al subrayar que la tragedia es la naturaleza del espectáculo taurino, con ella la fiesta adquiere autenticidad y asegura su pervivencia en el tiempo.

Los resultados obtenidos en las dos ganaderías son interesantes al punto que se han adjudicado por cinco ocasiones el trofeo al toro más bravo de la Feria de Quito; el prestigio adquirido determina que toros y novillos con los hierros de la casa resulten infaltables en los carteles de las más importantes plazas del país.

En pocos días de los campos de Peñas Blancas saldrán "Halagado", "Caprichoso" y "Malvivido", tres toros que se lidiarán el 11 de febrero en la Plaza de Toros de Ambato.

Con la pasión que le caracteriza, Cristobal Roldán agota las horas del día en el campo y noche a noche sueña con el toro de lidia y la incomparable emoción de la bravura en la arena.

Comparte este contenido en Facebook y Twitter
twitter    Facebook
¡Recomienda esta noticia!
Tu nombre:
Nombre de tu amigo:
Email de tu amigo:
 

Banners
Banners
Banners
Banners


Hazte Fan de Al Toro México Síguenos en Twitter Sintoníza... Olé Radio